Skip to main content

En nuestra sociedad son miles las personas que adquieren servicios “pirata” para poder ver distintos canales (deportes, series, películas…) con un coste muy inferior al que tendrían si se contratara con el proveedor oficial. Muchos de ellos están empezando a tener conflictos legales.

Estos servicios IPTV (Internet Protocol TV o televisión por internet) se pueden adquirir por la vía oficial, es decir, a través de las propias operadoras de telefonía o por canales extraoficiales que proporcionan estos contenidos (amparados por derechos de transmisión) a sus abonados.

En los últimos meses las autoridades han detenido a los responsables de algunas de estas plataformas IPTV ilegales, y en países como Italia o España se persigue enérgicamente este tipo de actividad.

En este sentido, hace pocos días la Unidad de Delitos contra la Propiedad Intelectual ha sido la encargada de clausurar la plataforma XTREAM-CODES que era la distribuidora del 80% de las emisiones ilegales de Italia, y ahora está empezando a investigar a los usuarios de estos servicios, ya que, con la legislación actual, las condenas no solo afectan a los emisores de estos contenidos pirata, aquellas personas responsables de las plataformas, sino también a las personas que las utilizan.

Por el momento han sido acusados más de 1800 usuarios, que tendrán que afrontar sanciones económicas correspondientes, y cabe la posibilidad que tengan que personarse ante los tribunales.

Como caso destacable señalar que uno de estos distribuidores es un señor de 70 años que utilizaba las plataformas TVSStreamingItalia e IPTVPanamaCity para ofertar paquetes que mostraban los contenidos de Mediaset Premium, Sky, Disney+ y DAZN de forma ilegal. Los beneficios que ha alcanzado superan los 500.000 €.

Los usuarios contactaban con este distribuidor y las direcciones MAC de los dispositivos quedaban registradas para poder liberar el acceso a los canales. El abono se efectuaba mediante transferencias bancarias o mediante recargas a tarjetas prepago, gracias a esto ha sido más sencillo localizar a los usuarios para poder denunciarlos. Estos usuarios ya estaban avisados de que en Italia estas acciones no eran legales.

Las sanciones totales a las que se pueden enfrentar pueden ascender a 300.000€

Para evitar este tipo de problemas es fundamental comprobar la legislación que esta vigente en cada país antes de adquirir este tipo de servicios ya que casi siempre se dejan rastros en la web.

Desde Grupo Telecable queremos recordar que las plataformas de IPTV piratas, además de no ser legales y poder incurrir en un delito por su uso, según la legislación española y europea, pueden ser un foco de virus, hackeo de dispositivos y usurpación de datos personales, y todos debemos llevar un cuidado extremo con los portales de este tipo.