Skip to main content

Una de las claves del “mantenimiento informático preventivo” es tomar medidas para impedir que los programas de spyware roben fácilmente nuestras contraseñas. Quizás a primera vista no parezca algo relevante, pero el típico “contraseña débil, mediana y fuerte” que nos aparece en muchos servicios como Gmail y otros no están puestos por que sí.

En este artículo vamos a darte algunas pautas a la hora de crear tus contraseñas para que sean seguras y fuertes. Posiblemente ya tengas un buen antispyware instalado en el ordenador y sigas nuestros consejos, pero a pesar de todo, en algún momento, pueden robarte alguna contraseña, con los efectos tan perniciosos que eso puede tener en el ámbito de la empresa o personal.

 Cómo hacer que mi contraseña sea segura.

Muchas veces buscamos sólo series que podamos recordar fácilmente y no sean complejas. El problema es que, cuanto menos complejas, también resultan más fáciles de copiar por un programa de spyware. Sigue estos consejos si quieres hacer que tus contraseñas sean más difíciles de robar:

  1. No pongas la misma contraseña para todo. Esto no tiene mucha explicación; porque basta que te roben una contraseña para que puedan entrar a tu cuenta de correo en Gmail, a tu Paypal, a tus servicios de almacenamiento en la nube, etc.
  2. Tampoco pongas variaciones con números. Las combinaciones de números resultan muy fáciles de averiguar por un programa informático que sólo se dedica a probar passwords con números. Es mejor que alternen números y letras.
  1. Utiliza series que no signifiquen nada. No hay que poner palabras como tu dirección personal, o tu mismo nombre de usuario, o cosas por el estilo. Es mejor poner algo que no tenga significado, ya que un ser humano no podrá pensar en eso.
  2. Utiliza mayúsculas y minúsculas. El uso de mayúscula y minúscula de forma alternativa también hace que sea más difícil de averiguar. En el caso de que lograran conseguir una combinación adecuada, también tendrían que averiguar el uso de mayúsculas o no.
  3. Introduce números y caracteres especiales permitidos.

En resumen, lo mejor es que sean series largas, de unos 6 u 8 dígitos, que contengan letras, mayúsculas y minúsculas, números y, si es posible, algún carácter especial permitido, como el corchete.

Hay algunos programas en Internet que te sirven para autogenerar contraseñas aleatorias, pero también puedes inventártelas y copiarlas en un cuaderno que guardes en algún sitio con seguridad, bajo llave.