Skip to main content

Hasta hace unos años únicamente nos conectábamos a Internet a través de nuestro ordenador de sobremesa. Con la llegada de los smartphones todo cambió, y comenzamos a conectarnos desde ellos a las redes wifi en cualquier momento y lugar. Pero, además de los móviles, cada vez hay más dispositivos en nuestros hogares que podemos conectar a la red: televisores, tablets, bombillas inteligentes… Con dicho aumento del número de dispositivos se incrementan también las posibilidades de sufrir una brecha de seguridad que comprometa nuestros datos personales, e incluso la gestión de nuestro hogar, si tenemos instalados sistemas de domótica en él. El problema tiene su base en la confianza que depositamos los usuarios en la seguridad de los equipos que empleamos para navegar por Internet.

Según varios estudios, los jóvenes menores de 34 años confían plenamente en la privacidad que les dan los dispositivos que utilizan cada día en sus conexiones a internet, sienten ampliamente protegidos sus datos personales, transacciones y conexiones.

En contrapartida las personas mayores de 34 años no confían tanto en la privacidad, por ello el número de usuarios de redes sociales o de compradores online disminuye considerablemente en personas de estas edades.

Sin duda el nivel de vulnerabilidad al conectarse a la red se incrementa cuando los usuarios olvidan, o desconocen, que ellos mismos son un filtro importante con sus acciones preventivas. Por ejemplo, es extremadamente recomendable, para evitar acceso a los dispositivos o robos de información, actualizar siempre a la última versión ofrecida por el fabricante de sistemas operativos, antivirus, o aplicaciones de uso, ya que conforme avanzan los ataques, los desarrolladores cierran brechas de seguridad y lanzan nuevas versiones actualizadas, para proteger a los usuarios.

Las actualizaciones son indispensables para garantizar que no se produzca ningún robo de datos o acceso a dispositivos no autorizados. En referencia a esto decir que un 36% de las personas de mayores a 34 años, no dispone de las últimas versiones del software de sus dispositivos.

Por otro lado, el grupo de usuarios de 18 a 34 años accede a redes inseguras para gestionar operaciones bancarias, mensajería por correo electrónico o servidores de empresas. Cuando se trata de realizar algún tipo de operación sensible en la red, los usuarios mayores de 34 años sí se muestran algo más precavidos.

En lo referente a la instalación de aplicaciones, en la mitad de los casos los usuarios dan permiso a acceder a distintas funcionalidades que poseen los dispositivos, como por ejemplo la ubicación, que pueden comprometer la seguridad de sus datos personales. En muchas ocasiones se tratan de funciones que los usuarios no llegan ni a utilizar.

En conclusión: debemos saber que cualquier dispositivo conectado a la red es vulnerable a sufrir el ataque de un pirata informático, en especial si no tomamos las medidas de seguridad esenciales.

Si quieres contratar un servicio de internet seguro, puedes contactar con Grupo Telecable, a través de nuestra página de contacto https://www.grupotelecable.es/contacto o del teléfono 966 196 000, estaremos encantados de poder ayudarte y orientarte para, entre todos, hacer de internet un lugar más seguro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies